Category Archives: cancer

Leucemia o Cáncer en la sangre

Leucemia

La leucemia o cáncer de la sangre, se origina cuando ciertas células se vuelven cancerosas y se introducen en la médula ósea. Existen factores de riesgo, como un sistema inmune debilitado, que predisponen a desarrollar esta enfermedad.

La enfermedad se produce a consecuencia de un error en el proceso de maduración de una célula madre a glóbulo blanco, que supone una alteración cromosómica que provoca que las células afectadas se vuelvan cancerosas y se multipliquen sin cesar, infiltrándose en la médula ósea, donde sustituyen a las células que producen las células sanguíneas normales. Estas células cancerosas se diseminan por la sangre, y además pueden invadir otros órganos, como el hígado, los riñones, los ganglios linfáticos, el bazo y el cerebro.

LEUCEMIA CAUSAS

Aunque la causa de las leucemias no se conoce exactamente, se sabe que hay diversos factores que pueden provocar la aparición de esta enfermedad.

  • Genéticos. Esto significa que las mutaciones genéticas y las anomalías cromosómicas de las células se producen esporádicamente (al azar). Esta enfermedad es más frecuente en gemelos que en el resto de la población, y padecer trastornos genéticos como el Síndrome de Down y el síndrome de Fanconi suponen un factor de riesgo asociado a la aparición de leucemia.
  • Inmunodeficiencias. Una alteración o un defecto del sistema inmunológico puede aumentar el riesgo de desarrollar leucemia. Las personas con el sistema inmunitario debilitado por la administración de quimioterapia o fármacos inmunosupresores (que se suministran a pacientes que han sufrido un trasplante de órganos), también son más susceptibles de desarrollar leucemia.
  • Factores ambientales. Uno de los factores más estudiados son los factores ambientales, sobre todo la exposición a radiaciones ionizantes, sustancias químicas como el benceno y ciertos fármacos, y los virus. Diversos productos químicos también están relacionados con la aparición de la enfermedad, sobre todo algunos pesticidas, y otras sustancias como los gases mostaza utilizados en la I Guerra Mundial. También ciertos virus están asociados con el desarrollo de las leucemias, en especial el virus de Epstein-Barr, relacionado con el linfoma de Burkitt africano o los linfomas en pacientes inmunodeprimidos.

TIPOS DE LEUCEMIA

  • Leucemia Linfática aguda: Si el proceso de crecimiento descontrolado se realiza de forma muy rápida, de tal forma que se desarrollen extraordinariamente el número de células inmaduras.

Las células que deberían transformarse en linfocitos se vuelven cancerosas y sustituyen a las células normales de la médula ósea, y se diseminan hacia otros órganos (hígado, bazo, riñones, cerebro, ganglios linfáticos…) donde siguen proliferando, y provocan enfermedades como meningitis, anemia, insuficiencia renal y hepática, etc. Se trata del cáncer más frecuente en niños.

  • Leucemia Linfática crónica: Si el proceso es más lento, dando lugar a la maduración de estas células, aunque no son células normales sino cancerosas. Afecta especialmente a personas mayores de 60 años, y más a los varones que a las mujeres. Los linfocitos cancerosos aumentan en los ganglios linfáticos, para extenderse después al hígado y al bazo, e invadir posteriormente la médula ósea. Esta enfermedad progresa lentamente, y el pronóstico depende de factores como la cantidad de linfocitos en la sangre y la médula ósea, la gravedad de la anemia, y la capacidad del sistema inmune del paciente para luchar contra las infecciones que pueda contraer.
  • La leucemia mielógena aguda, que se caracteriza por avanzar con rapidez, afecta a una mayor cantidad de los glóbulos blancos que combaten las bacterias o sea los mielocitos o granulocitos. Es más común en los ancianos y rara vez se presenta en los niños.
  • La leucemia mielógena crónica, que se caracteriza porque al principio avanza despacio. Este tipo afecta principalmente a personas mayores y su origen está en la médula espinal.

SÍNTOMAS

  • Anemia

La anemia se presenta cuando la médula no puede producir glóbulos rojos debido a la gran concentración de células en ella. Las características de un niño con anemia son su aspecto de cansancio, palidez y respiración acelerada para compensar la disminución de la capacidad de transporte de oxígeno. En un recuento sanguíneo, la cantidad de glóbulos rojos será inferior a lo normal.

  • Sangrado y moretones

Cuando la médula no puede producir plaquetas debido a la gran concentración de células que hay en ella, pueden presentarse sangrados o moretones con mayor facilidad. Las petequias son diminutos puntos rojos en la piel del niño con una cantidad insuficiente de plaquetas. Son pequeños vasos sanguíneos que han “goteado” o sangrado. En un recuento sanguíneo, la cantidad de plaquetas será inferior a lo normal. El término con que se denomina el bajo nivel de plaquetas es trombocitopenia.

  • Infecciones recurrentes

Si bien el recuento sanguíneo de un niño con leucemia puede arrojar una cantidad inusitadamente alta de glóbulos blancos, estos son inmaduros y no pueden combatir las infecciones. El niño puede haber tenido infecciones virales o bacteriales repetitivas en las dos semanas anteriores. Una persona con leucemia generalmente manifiesta los síntomas de una infección como por ejemplo, fiebre, goteo nasal y tos.

  • Dolor en los huesos y las articulaciones

Los dolores en los huesos y las articulaciones son otros síntomas comunes de la leucemia. Generalmente, este dolor es consecuencia de que la médula está superpoblada y “llena”.

  • Dolor abdominal

Los dolores abdominales también pueden ser un síntoma de la leucemia. Las células de la leucemia pueden acumularse en los riñones, el hígado y el bazo, y generar el agrandamiento de estos órganos. El dolor abdominal puede provocar que el niño pierda el apetito y peso.

  • Inflamación en los ganglios linfáticos

El niño también puede presentar inflamación en los ganglios linfáticos que se encuentran debajo de los brazos, la ingle, el pecho y el cuello. Los ganglios linfáticos son los responsables de filtrar la sangre. Las células de la leucemia pueden acumularse en los ganglios y provocar una inflamación.
Dificultad para respirar (disnea)
Esta masa de células en el centro del pecho puede causar dolor y dificultad para respirar. La sibilancia, la tos o el dolor al respirar requieren de atención médica inmediata.

Es importante comprender que los síntomas de la leucemia pueden parecerse a los de otros trastornos de la sangre o demás problemas médicos. Los síntomas mencionados son los más frecuentes; no obstante, no se incluyen todos los síntomas posibles. Cada niño puede experimentar los síntomas de una forma diferente. Siempre consulte al médico de su hijo para obtener un diagnóstico.

TRATAMIENTO NATURAL PARA COMBATIR LA LEUCEMIA

Debemos saber como purificar la sangre y como recomponer los glóbulos blancos, para devolverle  nuevamente su función para nuestro cuerpo.

La clorofila es un excelente reconstructor  celular para la leucemia al igual que el ginseng, se debe consumir suplemento naturales ricos en hierro como:

  • Levadura de cerveza,
  • Trigo,
  • Melaza,
  • Polen,
  • Lenteja,
  • Ajo,
  • Remolacha,
  • Astrágalo,
  • Mora
  • Garbanzo.

Para combatir la leucemia tener en cuenta:

  • Comer en mayor cantidad verduras , lentejas, ajo y garbanzo
  • Ingerir dos infusiones de arándano a diario
  • Evitar la ingesta de carnes rojas, alcohol, azucares refinados y alimentos procesados
  • Tomar penca sábila o aloe en medio vaso  antes de acostarse por 3 meses.
  • Comer alimentación rico en potasio

HIERBAS ÚTILES PARA EL TRATAMIENTO DE LEUCEMIA:

  • Uña de gato
  • Diente de leon
  • Equinacea
  • Te verde
  • Milk thistle
  • Perejil
  • Clavo rojo

ESPECIES:

  •  Cayenne peper
  • Jenjibre
  • Tomillo
  • Cardamon
  • El astralago es un potente anticancerigeno y refuerza el sistema inmunologico es muy importante.
  • Extracto de hojas de oliva
  • El romero es un poderoso antioxidante

Cáncer de Cuello Uterino

Cáncer de cuello uterino

El cáncer de cuello uterino se forma en los tejidos del cuello uterino, constituye el 6 % de los tumores malignos en mujeres, el segundo más frecuente entre todas las mujeres y el más frecuente entre las mujeres más jóvenes. En general afecta a mujeres entre 35 y 55 años. Por lo general, es un cáncer que crece lentamente, que puede no tener síntomas pero que puede encontrarse con un frotis de Papanicolaou . La infección por el papilomavirus humano (PVH) es el principal factor de riesgo del cáncer de cuello uterino. La infección del cuello uterino por el papilomavirus humano (PVH) es la causa más común del cáncer de cuello uterino. No obstante, no todas las mujeres con infección por el PVH padecerán de cáncer de cuello uterino. Las mujeres que generalmente no se someten a una prueba de Papanicolaou para detectar el PVH o células anormales en el cuello uterino tienen mayor riesgo de padecer de cáncer de cuello uterino.

CAUSAS

  • El consumo de tabaco.
  • La promiscuidad sexual.
  • Inicio de relaciones sexuales a edad precoz.
  • Número de hijos elevado.
  • Menopausia después de los 52 años.
  • Diabetes.
  • Elevada presión arterial.
  • Exposición a elevados niveles de estrógenos.

Por ello, se recomienda habitualmente la realización del test de Papanicolaou cuando la mujer comienza a mantener relaciones sexuales, de manera anual en mujeres de alto riesgo y en mujeres de bajo riesgo, después de 2-3 revisiones normales, se pueden realizar cada 3 años.

SÍNTOMAS

Las mujeres con cánceres de cuello uterino en etapa temprana y precánceres usualmente no presentan síntomas. Los síntomas a menudo no comienzan hasta que un precáncer se torna en un cáncer invasivo verdadero y crece hacia el tejido adyacente. Cuando esto ocurre, los síntomas más comunes son:

  • Sangrado vaginal, tal como sangrado después de sostener relaciones sexuales (coito vaginal), sangrado después de la menopausia, sangrado y manchado entre periodos y periodos menstruales que duran más tiempo o con sangrado más profuso de lo usual. El sangrado después de una ducha vaginal o después del examen pélvico es un síntoma común del cáncer de cuello uterino, pero no de precáncer.
  • Flujo vaginal inusual (la secreción puede contener algo de sangre y se puede presentar entre sus periodos o después de la menopausia).
  • Dolor durante las relaciones sexuales (coito vaginal).
  • Dolor Pélvico.

Estas señales y síntomas también pueden ser causados por otras condiciones que no son cáncer de cuello uterino. Por ejemplo, una infección puede causar dolor o sangrado. Aun así, si usted presenta cualquiera de estos problemas, debe consultar inmediatamente a su médico (aunque se haya estado haciendo regularmente las pruebas de Papanicolaou). Si es una infección, necesitará tratamiento. De ser cáncer, ignorar los síntomas puede permitir que el cáncer progrese a una etapa más avanzada y que se reduzcan sus probabilidades de un tratamiento eficaz.

PRUEBAS PARA DETECTAR EL CÁNCER DE CUELLO UTERINO

  • Examen físico y antecedentes: examen del cuerpo para revisar el estado general de salud, También se toman datos sobre los hábitos de salud del paciente, así como los antecedentes de enfermedades y los tratamientos aplicados en cada caso.
  • Examen pélvico : examen de la vagina, el cuello uterino, útero, las trompas de Falopio, los ovarios y el recto. El médico o el enfermero introducen uno o dos dedos cubiertos con guantes lubricados en la vagina, mientras que con la otra mano ejerce una ligera presión sobre la parte inferior del abdomen para palpar el tamaño, la forma y la posición del útero y los ovarios. También se introduce un espéculo en la vagina y el médico o el enfermero observan la vagina y cuello uterino para detectar signos de enfermedad. Habitualmente se lleva a cabo una prueba de Papanicolaou del cuello uterino. El médico o el enfermero también introducen un dedo enguantado y lubricado en el recto para palpar masas o áreas anormales.
  •  Papanicolaou: Es un examen que se usa para recoger células de la superficie del cuello uterino y la vagina. Las células se examinan bajo un microscopio para determinar si son anormales. Este procedimiento también se llama prueba Pap.
  • Prueba del papilomavirus humano (PVH) : prueba de laboratorio para la que se analiza el ADN (material genético) para determinar si hay ciertos tipos de infección por el PVH. Se recogen células del cuello uterino y se revisan para ver si la causa de una infección es un tipo de virus del papiloma humano que se relaciona con el cáncer de cuello uterino. Esta prueba se puede hacer si los resultados de un frotis de Pap muestran ciertas células anormales en el cuello uterino. Esta prueba también se llama prueba de ADN para el PVH.
  •  Legrado endocervical : procedimiento para el que se recogen células o tejidos del canal del cuello uterino mediante una cureta (instrumento en forma de cuchara con un borde cortante). Se pueden extraer muestras de tejido y observarlas bajo un microscopio para determinar si hay signos de cáncer. Algunas veces, este procedimiento se lleva a cabo al mismo tiempo que la colposcopia.
  •  Colposcopia : procedimiento mediante el cual se usa un colposcopio (un instrumento con aumento y luz) para determinar si hay áreas anormales en la vagina o el cuello uterino. Se pueden extraer muestras de tejido con una cureta (una herramienta en forma de cuchara con un borde cortante) para observarlas bajo un microscopio y determinar si hay signos de enfermedad.
  •  Biopsia : si se encuentran células anormales en una prueba de Pap, el médico puede realizar una biopsia. Se corta una muestra de tejido del cuello uterino para que un patólogo la observe bajo un microscopio y determine si hay signos de cáncer. Una biopsia en la que solo se extrae una pequeña cantidad de tejido se realiza generalmente en el consultorio del médico. Puede ser necesario que la mujer vaya a un hospital para que se le practique una biopsia de cono cervical (extracción de una muestra más grande de tejido cervical, en forma de cono).

PREVENCIÓN

Es posible que pueda reducir el riesgo de cáncer de cuello uterino si:

  • NO iniciar la actividad sexual antes de los 18 años.
  • Realizarse las pruebas para detectar infecciones de transmisión sexual
  • Limite la cantidad de parejas sexuales.
  • Usar siempre condones de látex para protegerse de las STI. (Recuerde que los condones no son 100% eficaces).
  • Evitar fumar.

Cáncer de Colon

Cáncer de Colon

El cáncer de colon es una enfermedad en la que las células malignas se localizan en la porción intermedia y más larga del intestino grueso.

Aparecen sobre un pólipo existente en la mucosa del colon, que por diversas circunstancias evoluciona a tumor maligno. Es el primer tumor maligno en incidencia y el segundo en mortalidad en España. Sin embargo, una sencilla prueba, la de sangre oculta en heces, podría salvar miles de vidas cada año.

Este tumor maligno, puede crecer de tres maneras:

Crecimiento local: se produce principalmente al crecer en profundidad invadiendo todas las capas que forman la pared del tubo digestivo, es decir, crece desde la mucosa hasta la serosa pasando por la capas submucosa y muscular. Una vez que el tumor traspasa toda la pared del intestino puede invadir cualquier órgano, bien abdominal o bien a distancia mediante:

Diseminación linfática: El colon posee una rica red de vasos linfáticos que permiten el drenaje de la linfa a múltiples regiones ganglionares. La diseminación por esta vía se realiza de forma ordenada, afectando primero a los ganglios más próximos y, posteriormente, a los más alejados.

Diseminación hematógena: Las células tumorales pasan al torrente circulatorio y a través de la sangre se diseminan preferentemente hacia el hígado, pulmón, hueso y cerebro.

En España, la incidencia de cáncer colon se ha incrementado en los últimos años, como ha ocurrido, en general, en todos los países industrializados. En nuestro país supone la segunda causa de muerte por cáncer, con cerca de 14.000 fallecimientos anuales.

CÁNCER DE COLON – CAUSAS

Las causas más comunes del cáncer de colon son:

Edad. Se presenta en pacientes mayores de 50 años.

Dieta. Los especialistas opinan que una dieta rica en grasas saturadas favorece la aparición del cancer de colon Herencia. En el cáncer de colon desempeña un importante papel la herencia familiar, ya que existe la posibilidad de que se transmita hereditariamente y predisponga a la persona a sufrir la enfermedad. Sin embargo, esto puede detectarse y el cáncer tratarse de manera precoz.

Historial médico. Quienes tienen una mayor predisposición a padecer esta enfermedad son las personas que tienen o han tenido: pólipos (crecimiento benigno) de colon o recto; Colitis ulcerosa (inflamación o ulceración del colon); Cáncer como mama, útero u ovario.

Parientes que también han sufrido de cáncer de colon.

Estilo de vida. Existen ciertos factores que dependen del estilo de vida como; la obesidad, la vida sedentaria y el tabaquismo.

cancer-de-colon1SÍNTOMAS

  • Cambios en los ritmos intestinales.
  • Diarrea o Estreñimiento.
  • Sangre en las heces.
  • Cambios en la consistencia de las heces.
  • Dolor o molestia abdominal.
  • Pérdida de peso sin causa aparente.
  • Pérdida del apetito.
  • Cansancio constante.
  • Vómitos.

PREVENCIÓN

Para prevenir el cánce de colon se recomienda:

  • No abusar del alcohol ni el tabaco.
  • Controlar la obesidad.Se debe evitar el sobrepeso y el exceso de calorías en la dieta.
  • Mantener una actividad física adecuada a la edad.
  • Realizar ejercicio físico de manera regular.
  • No abusar de comidas ricas en grasas.
  • Disminuir el consumo de grasas de manera que no superen el 20% del total de calorías de la dieta.
  • Consumir preferentemente grasas monoinsaturadas (aceite de oliva) y poliinsaturadas (aceite de pescado).
  • Disminuir el consumo de carnes rojas.
  • Aumentar el consumo de pescado y pollo.
  • Incorporar a la dieta alimentos ricos en fibra. Tomar una cantidad de fibra de al menos 25 gramos diarios, en forma de cereales y pan integral.
  • Aumentar la ingesta de frutas y verduras. Consumir cantidades óptimas de frutas y vegetales, especialmente del género Brassica (coliflor, coles de Bruselas, bróculi), así como de legumbres.

Melanoma, Cáncer de piel

melanoma

Melanoma es el tipo de cáncer a la piel más peligroso y es la causa principal de muerte por enfermedades de la piel. Melanoma llamado también tumor melánico o pigmentado, este aparece cuando las células llamadas melanocitos se convierten en malignas.

Estas células elaboran un pigmento llamado melanina, responsable del color de la piel, del pelo y del iris de los ojos. El melanoma puede ocurrir en cualquier parte de la piel pero estos son más propensos a comenzar en ciertas áreas, por ejemplo en el tronco o en las extremidades, también pueden aparecer en otras superficies del cuerpo como la mucosa de la boca, del recto o de la vagina, o la capa coroides del interior de nuestros ojos. El sitio más común en los hombres es en el torso (pecho y espalda). En las mujeres, las piernas son la parte donde se presentan con más frecuencia. El cuello y el rostro son otros sitios comunes.

Cuando el melanoma comienza en la piel, la enfermedad se denomina melanoma cutáneo. El melanoma puede aparecer en la piel normal, o puede originarse como un lunar o alguna otra área que haya cambiado de aspecto. Algunos lunares presentes al momento de nacer pueden convertirse en melanoma.

Tipos de melanoma:

  • Melanoma de extensión superficial: es el tipo más común. Generalmente es plano e irregular en forma y color, con sombras variables de negro y marrón; es más común en personas de raza blanca.
  • Melanoma nodular: generalmente empieza como un área elevada de color azul-negruzco oscuro o rojo-azulado, aunque algunos no tienen ningún color.
  • Melanoma lentigo maligno: aparece en las personas de edad avanzada. Ocurre más comúnmente en la piel dañada por el sol en la cara, el cuello y los brazos. Las áreas de piel anormal generalmente son grandes, planas y de color marrón con áreas de color café.
  • Melanoma lentiginoso acral: es la forma menos común de melanoma. Generalmente ocurre en las palmas de las manos, las plantas de los pies o por debajo de las uñas y es más común en las personas de raza negra.

Cuando la piel se expone al sol, los melanocitos producen más melanina como defensa contra la acción de los rayos ultravioleta (UV). Los lunares o pecas aparecen cuando los melanocitos crecen en grupo.

Las metástasis se inician cuando un grupo pequeño de células del tumor primitivo es transportado a otra zona y se detiene en un órgano donde crece y produce un tumor semejante al original. Para despejar las posibles dudas sobre la naturaleza maligna del tumor se utiliza la biopsia, que consiste en la extracción de una muestra del tejido tumoral para analizarlo. De esta manera se puede confirmar el diagnóstico y establecer un tratamiento adecuado.

SÍNTOMAS

Puede tener la apariencia de un lunar que se abulta y crece en la piel.

  • Puede presentar abultamiento en la zona afectada.Coloración en la piel que aparece de pronto. Esta coloración puede ser azul, negra o rojiza.
  • La asimetría en un lunar, el cual se parte en dos imaginariamente y no luce igual en ambos lados.
  • Bordes poco definidos en un lunar.
  • Cambios de color en un lunar, el cual puede lucir azul, rojo, blanco, rosado, violeta o gris.
  • Si un lunar sangra, crece rápido o hace costra en la piel.
  • Estas  pigmentaciones que aparecen en la piel pueden estar en lugares poco visibles como el cuero cabelludo, entre los dedos del pie o debajo de la uña.

FACTORES DE RIESGO

  • Exposición a la luz ultravioleta (UV)

La radiación ultravioleta (UV) es el factor de riesgo principal para la mayoría de los melanomas. La luz solar es la fuente principal de la radiación ultravioleta. Las lámparas y camas bronceadoras también son fuentes de radiación ultravioleta. Las personas que se exponen mucho a la luz procedente de estas fuentes tienen un mayor riesgo de cáncer de piel, incluyendo el melanoma.
Tanto los rayos UVA como los UVB dañan la piel y causan cáncer de piel. Los rayos UVB son causantes más potentes de al menos ciertos cánceres de piel, pero hasta donde se sabe, ningún rayo UV es seguro.
El grado de exposición a la luz ultravioleta que una persona recibe depende de la intensidad de los rayos, del tiempo que la piel ha estado expuesta y de si ésta ha estado protegida con ropa o bloqueador solar.

  • Lunares

Un nevo (el nombre médico del lunar) es un tumor pigmentado benigno (no canceroso). Por lo general, los lunares no están presentes al nacer, sino que empiezan a aparecer en la infancia y cuando las personas llegan a ser adultos jóvenes. La mayoría de los lunares nunca causará ningún problema, aunque una persona que tiene muchos lunares es más propensa a padecer melanoma.

Nevos displásicos: los nevos displásicos, también llamados nevos atípicos, suelen parecerse ligeramente a los lunares normales, pero también, a menudo, se asemejan algo a los melanomas. Éstos suelen ser más grandes que otros lunares, y presentan una forma o color anormal. Los lunares pueden aparecer en la piel expuesta a la luz solar, así como en la piel que por lo general está cubierta, tales como en los glúteos y el cuero cabelludo.
Un pequeño número de lunares displásicos pueden convertirse en melanomas. Sin embargo, la mayoría de los lunares displásicos nunca se vuelven cancerosos, y muchos melanomas parecen originarse sin un lunar displásico pre-existente.

El riesgo de melanoma en el transcurso pudiera ser mayor de 10% para las personas con muchos lunares displásicos (algunas veces se les llama síndrome del nevo displásico). Con frecuencia, los nevos displásicos son hereditarios. Quien tenga muchos nevos displásicos y varios familiares cercanos con melanoma tiene un riesgo muy elevado de padecer melanoma en el transcurso de su vida.

Las personas con esta afección deben someterse a exámenes muy minuciosos y regulares de la piel con un dermatólogo (un médico especialista en problemas de la piel). En algunos casos, se toman fotografías de cuerpo entero que ayudan al médico a reconocer cuáles lunares están cambiando y creciendo. Muchos médicos recomiendan que también se debe enseñar a los pacientes a practicar cada mes autoexámenes de la piel.

Nevos melanocíticos congénitos: los lunares que están presentes en el momento de nacer se llaman nevos melanocíticos congénitos. El riesgo de un melanoma en el transcurso de la vida, pudiera ser de alrededor de 0 a 10% para las personas con nevos melanocíticos congénitos. Sin embargo, este riesgo se ve afectado por el tamaño del nevo. Las personas con nevos congénitos muy grandes tienen un mayor riesgo, mientras que este riesgo es menor para las que tienen nevos pequeños.

Por ejemplo, el riesgo de melanoma en nevos congénitos más pequeños que la palma de su mano es muy bajo, mientras que los que cubren porciones más grandes de la espalda y los glúteos (“nevo en calzón de baño”) tienen riesgos significativamente más elevados.

Los nevos congénitos a veces son extirpados quirúrgicamente para que no tengan la oportunidad de convertirse en cancerosos. La recomendación del médico de extirpar o no un nevo congénito depende de varios factores que incluyen tamaño, ubicación y color del nevo. Muchos médicos recomiendan que los nevos congénitos que no son extirpados deben ser examinados cada cierto tiempo por un dermatólogo y se debe enseñar al paciente cómo practicar autoexámenes mensuales de la piel.

De nuevo, la probabilidad de que un lunar en particular se convierta en cáncer es muy baja. No obstante, cualquier persona con muchos lunares irregulares o que tenga lunares grandes tiene un mayor riesgo de desarrollar melanoma.

  • Piel muy blanca, pecas y cabello claro

El riesgo de padecer melanoma es más de diez veces mayor en las personas de raza blanca que en las de raza negra. Las personas de raza blanca con cabello rubio o pelirrojo que tienen ojos azules o verdes, o de piel muy blanca, que se queman o se llenan de pecas con facilidad, están bajo un mayor riesgo.

  • Antecedente familiar de melanoma

Su riesgo de padecer un melanoma es mayor si uno o varios de sus familiares de primer grado (madre, padre, hermano/a, hijo/a) han tenido melanoma. Aproximadamente 10% de todas las personas con melanoma tienen antecedentes familiares de esta enfermedad.

El aumento en el riesgo pudiera deberse a que compartieron un estilo de vida de exposición frecuente al sol en la familia, una familia de piel muy blanca o una combinación de factores. También puede deberse a cambios genéticos (mutaciones) en una familia. Las mutaciones genéticas han sido encontradas en aproximadamente 10% a 40% de las familias con una tasa elevada de melanoma.

La mayoría de los expertos no recomienda que las personas con un historial familiar de melanoma se sometan a pruebas genéticas para identificar mutaciones, ya que aún no está claro cuán útil esto podría ser. Más bien, los expertos recomiendan que estas personas hagan lo siguiente:

  • Exámenes de la piel por un dermatólogo periódicamente.
  • Examen minucioso de su piel una vez al mes.
  • Ser particularmente cuidadoso en cuanto a la protección solar y evitar los rayos ultravioleta artificiales (tal como los rayos que provienen de las cabinas bronceadoras).
  • Antecedente personal de melanoma

Una persona que ha padecido de melanoma tiene un mayor riesgo de padecer melanoma nuevamente. Alrededor del 5% de las personas con melanoma padecerán un segundo melanoma en algún momento de sus vidas.

  • Inmunosupresión

Las personas que han sido tratadas con medicamentos que suprimen significativamente el sistema inmunológico, tales como los pacientes de trasplantes de órganos, tienen un riesgo aumentado de melanoma.

  • Edad

Aunque el melanoma es más probable que se presente en personas de más edad, éste es un cáncer que también se detecta en personas más jóvenes. De hecho, el melanoma es uno de los cánceres más comunes en las personas que tienen menos de 30 años de edad (especialmente en mujeres jóvenes). El melanoma que tiende a darse entre las personas de una misma familia puede presentarse a una edad más temprana.

DIAGNÓSTICO

melanoma-diagnosticoCuando se sospecha la presencia de un melanoma, se realiza una biopsia (extracción de una muestra de tejido y examen al microscopio).
El sistema ABCD es también una guía útil para identificar manchas en la piel que deberían ser consultadas por el médico:

  • Asimetría: Las lesiones de melanoma suelen ser de forma irregular (asimétrica); los lunares benignos -no cancerosos- suelen ser redondeados (simétricos).
  • Borde: Estas afecciones tienen a menudo bordes desiguales o irregulares (mellados o con muescas); los lunares benignos tienen bordes lisos.
  • Color: Las lesiones presentan muchas sombras de marrón o negro; en los lunares benignos se aprecia una única mancha marrón. D. Diámetro: Normalmente tienen más de 6 milímetros de diámetro. Los lunares que no son peligrosos suelen medir menos.