Alergia Primaveral

Alergia Primaveral

La alergia primaveral, es una reacción anormal del organismo frente a sustancias, denominadas alérgenos. La alergia no está presente desde el nacimiento, sino que se desarrolla con el paso del tiempo. Y aunque se puede contraer la alergia, hay personas que por herencia desarrollan la enfermedad con mayor facilidad. “No se hereda la alergia en sí, sino la predisposición para hacerse alérgico”

El factor ambiental es uno de los principales responsables del notable incremento de personas alérgicas al polen los estornudos, congestiones, molestias en la garganta y ojos es propio de la alergia primaveral, aunque muchos no consigan determinarlo y lo confundan con un simple resfriado, aplicando un tratamiento que no conseguirá aliviar sus síntomas.
Solamente si identificamos la causa de nuestros males, podremos evitarlos como es debido. Es importante que identifiques y sepas qué es exactamente lo que te produce alergia, así podrás evitarlo.

SÍNTOMAS DE LA ALERGIA PRIMAVERAL

Generalmente la alergia, con la rinitis alérgica como síntoma, suelen aparecen en la niñez y adolescencia, pero pueden surgir en cualquier momento de la vida tanto en hombres como en mujeres, aunque no se hayan padecido nunca. Todo depende de la susceptibilidad individual y también de la exposición al agente que provoca alergia.

  • Romadizo alérgico y
  • Conjuntivitis alérgica,
  • Malestares en las personas asmáticas que también se ven afectadas en este período de polinización.

CAUSAS DE LA ALERGIA PRIMAVERAL

  • Nos produce alergia primaveral, cuando reaccionamos de una manera desproporcionada al polen que determinadas plantas o árboles emiten en ese momento del año.
  • Sistema inmunológico: es una de las claves del problema ya que está reaccionando en exceso ante sustancias que son inofensivas. El estrés, la polución, el abuso de antibióticos y medicamentos y el exceso de lácteos en nuestra dieta pueden ser algunas de las claves en este desajuste inmunitario, causándonos la alergia primaveral.
  • El factor ambiental es uno de los principales responsables del notable incremento de personas alérgicas al polen.
  • La alergia al polen más frecuente es la rinoconjuntivitis, que se manifiesta por el picor e irritación de ojos, nariz, paladar y faringe. En segundo lugar se sitúa el asma bronquial, que afecta a un 35% de la población alérgica al polen.

RECOMENDACIONES

Debemos alejarnos de las sustancias que provocan la alergia primaveral. Para evitar el contacto con el polen podemos establecer una serie de medidas que ayudará a mitigar los efectos de esta alergia primaveral:

  • Cierra las ventanas por la noche para evitar que el polen entre en casa. Si es necesario, utiliza el aire acondicionado, que limpia, enfría y seca el aire.
  • Evita las actividades al aire libre entre las 5.00 h y las 10.00 h de la mañana, periodo en el que la concentración de polen es mayor en la atmósfera. Procura permanecer en espacios cerrados cuando el recuento de pólenes sea alto.
  • Mantén cerradas las ventanillas del coche cuando viajes. Instala filtros en el sistema del aire acondicionado del vehículo y revísalos con frecuencia. Si viajas en moto, usa un casco integral.
  • Evita cortar el césped, pasar junto a él cuando esté recién cortado y tumbarte en la hierba.
  • No cuelgues la ropa al aire libre. El polen puede acumularse en ella. • Lava con frecuencia la ropa de cama. Retira alfombras y moquetas.
  • Evita el tabaco. El tabaquismo pasivo aumenta la incidencia y la gravedad de las alergias respiratorias.
  • Para aliviar y reducir la hinchazón no hay nada mejor que el aloe vera: es sano, fresco, natural y económico.
  • Comer alimentos como el brócoli, los cítricos, las bayas, las coles, el ajo y la cebolla nos ayudarán a combatir los síntomas de la alergia.

PLANTAS MEDICINALES PARA ALERGIA DE PRIMAVERA

  • Grosellero negro: fortalece las glándulas suprarrenales (agotadas por el estrés) y tiene un efecto antinflamatorio)
  • Helicriso: reduce todos los síntomas de la alergia primaveral.
  • Fumaria: favorece la eliminación de la histamina sin producir somnolencia.
  • Echinacea: fortalece nuestro sistema inmune y evita esos “desajustes”.
  • Jengibre y Regaliz: combinación ideal para los síntomas como la rinitis (esa “agüilla” nasal que no cesa)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>